Medioambiente y reciclabilidad

> El acero inoxidable, el material verde.

El acero inoxidable es el «material verde» por excelencia, reciclable hasta el infinito. En el sector de la construcción, la tasa de recuperación real es casi del 100%. El acero inoxidable es un producto inalterable, totalmente inerte en su relación con el ambiente: en contacto con sustancias como el agua no libera compuestos que puedan alterar la composición. Estas cualidades hacen del acero inoxidable un material ideal para las aplicaciones de la construcción, cuando se expone a la intemperie: tejados, fachadas, sistemas de recuperación de agua pluvial o circuitos sanitarios. La larga vida útil del acero inoxidable satisface las necesidades de la construcción sostenible: les asesoraremos sobre la solución más adecuada, la puesta en obra y el mantenimiento para garantizar la longevidad máxima de su edificación.

Los elementos de construcción en acero inoxidable llegan a la obra listos para ser montados, lo cual limita los perjuicios para el medioambiente (ruido, polvo...). Además, los residuos generados durante la obra están integralmente recuperados para ser reciclados. 

> El acero inoxidable, reciclable al 100%

 Hoy, el flujo de materiales empleados en la fabricación del acero inoxidable demuestra que se emplea chatarra  de pre y post consumo de manera habitual.  Para producir acero inoxidable, se mezcla hierro y otras materias primas - cromo, molibdeno, níquel y otros elementos-  fundidas en un horno eléctrico antes de entrar en un convertidor para el proceso de refinado. El acero inoxidable en fusión se verte en tlingotes o palanquillas, antes de producir chapas, bobinas, hilo o otros tipos de producto para su utilización por los fabricantes industriales. Estos fabricantes producen artículos de acero inoxidable utilizados en nuestra vida quotidiana tal como cubiertos, ollas y fregaderos de cocina y muchos elementos arquitecturales o industriales.