Conformado/Deformado

Plegado

El plegado del acero inoxidable se realiza siguiendo las mismas operaciones y con las mismas herramientas que para el acero blando.  Sin embargo, la potencia necesaria  (para el plegado) debe ser superior a la de los aceros blandos de 50 a 60%. El coeficiente de elasticidad siendo mayor, conviene modificar sensiblemente los ángulos de plegado o de perfilado. 

Perfilado

Los aceros inoxidables se adaptan perfectamente a los trabajos con perfiladoras de rodillos. Las herramientas son de acero endurecido (58-60 HRC) o de bronce aluminio. Para obtener un perfil concreto de inoxidable son necesarios más pares de rodillos que para los aceros dúctiles. 

Corte

> Con prensa

Para todos los aceros inoxidables en estado recocido, el juego entre punzón y matriz debe ser:

- 5% para los espesores <1,5 mm

- 7 a 8% para los espesores > 1,5 mm 

Un juego óptimo permite obtener un calado equivalente a 1/3 del espesor de la chapa. Para los cortes de formas, los ángulos vivos están excluidos, el radio mínimo de unión entre dos elementos será 1.5 veces el espesor de la chapa. La lubricación con aceite de corte favorece la obtención de un trabajo de calidad y la durabilidad de los útiles. 

> Cizallado con guillotina

Los juegos deben ser comparables a los del corte con prensa. Se aconseja fijar la chapa para conseguir un corte de calidad. 

> Corte plasma

El plasma es un gas ionizado y, por tanto, conductor de la electricidad. Un haz de plasma dirigido sobre una superficie metálica por el que circula corriente eléctrica permite alcanzar temperaturas muy elevadas por medio del efecto Joule. Los cortes de acero inoxidable con este sistema están mínimamente oxidados y bordeados por una rebaba muy frágil. 

> Corte laser

Se realiza con láser de tipo YAG o CO2. El CO2 entre 1500 a 2000 watts se emplea tradicionalmente para el corte de espesores finos y medios. Se aconseja aplicar un gas de protección  para evitar la oxidación de los bordes. La calidad del corte láser es mejor que la del corte por plasma, pero menor que la de corte por chorro de agua. 

> Corte por chorro de agua

 Esta técnica consiste en inyectar un chorro de agua que contiene un polvo abrasivo a través de un tubo de diámetro pequeño a una presión muy elevada (4000 a 5000 bar). La operación de corte es lenta, pero la calidad obtenida es excelente. Su mayor inconveniente es el riesgo de contaminación de las chapas por el agua y el polvo abrasivo.